Una investigadora del Instituto de Biología de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) trabaja en un proyecto por el coronavirus el 25 de marzo de 2020 (REUTERS/Lucas Landau)

El COVID-19, causado por el nuevo coronavirus pandémico, es extraño y trágicamente selectivo. Sólo algunas personas infectadas se enferman, y aunque la mayoría de los enfermos graves son ancianos o tienen problemas complicados como enfermedades cardíacas, algunos de los que mueren por la enfermedad son previamente sanos e incluso relativamente jóvenes. Los investigadores se preparan ahora para rastrear los genomas de los pacientes en busca de variaciones de ADN que expliquen este misterio. Los hallazgos podrían utilizarse para identificar a los que corren mayor riesgo de padecer una enfermedad grave y a los que podrían estar protegidos, y también podrían orientar la búsqueda de nuevos tratamientos, según informó un artículo de la revista Science firmado por Jocelyn Kaiser.

Los proyectos van desde estudios en curso con ADN para muchos miles de participantes, algunos de los cuales se están infectando ahora con el coronavirus, hasta nuevos esfuerzos que están recogiendo ADN de pacientes con COVID-19 en lugares muy afectados como Italia. El objetivo es comparar el ADN de las personas que tienen casos graves de COVID-19 (que significa enfermedad por coronavirus 2019) -pero ninguna enfermedad subyacente como la diabetes, la enfermedad cardíaca o pulmonar- con los que tienen una enfermedad leve o ninguna enfermedad. “Vemos enormes diferencias en los resultados clínicos y entre los países. Cuánto de esto se explica por la susceptibilidad genética es una cuestión muy abierta”, dice el genetista Andrea Ganna del Instituto de Medicina Molecular de la Universidad de Helsinki en Finlandia (FIMM).

Es difícil predecir qué saldrá de estas cacerías de genes, dicen algunos investigadores. Pero hay sospechosos obvios, como el gen que codifica la enzima convertidora de angiotensina 2 de la proteína de superficie celular (ACE2), que el coronavirus utiliza para entrar en las células de las vías respiratorias. Las variaciones en el gen ACE2 que alteran el receptor podrían facilitar o dificultar la entrada del virus en las células, dice el inmunólogo Philip Murphy del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, cuyo laboratorio identificó una mutación relativamente común en otra proteína de la superficie de la célula humana, la CCR5, que hace que algunas personas sean altamente resistentes al VIH.

Ganna encabeza un importante esfuerzo para reunir los datos genéticos de los pacientes de COVID-19 de todo el mundo. La idea «surgió de forma bastante espontánea» hace unas dos semanas, cuando «todo el mundo estaba sentado frente a sus ordenadores viendo esta crisis», dice Ganna, que también está afiliado al Broad Institute, una central de energía genómica de los Estados Unidos.

Él y el director del FIMM, Mark Daly, crearon rápidamente un sitio web para su proyecto, la Iniciativa de Genética de Anfitriones COVID-19, y se pusieron en contacto con colegas que realizan grandes estudios de biobancos que siguen a miles de voluntarios durante años para buscar vínculos entre su ADN y la salud. Por lo menos una docena de biobancos, la mayoría de ellos en Europa y los Estados Unidos, han expresado su interés en aportar los datos de COVID-19 de los participantes que estuvieron de acuerdo con ello. Entre ellos se encuentran FinnGen, que tiene muestras de ADN y datos sobre la salud del 5% de los 5 millones de personas de la población finlandesa, y el biobanco de 50.000 participantes de la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí.

El UK Biobank, uno de los biobancos más grandes del mundo con datos de ADN para 500.000 participantes, también planea añadir los datos de salud de los participantes de COVID-19 a su conjunto de datos. Y la empresa islandesa deCODE Genetics, que está ayudando a probar a gran parte de la población de la nación para ver quién está infectado con el nuevo coronavirus, ha recibido el permiso del gobierno para añadir estos datos y cualquier síntoma posterior de COVID-19 a su base de datos, que contiene información sobre el genoma y la salud de la mitad de los 364.000 habitantes de Islandia, dice su director ejecutivo Kári Stefánsson. “Haremos todo lo posible para contribuir a resolver esto”, dice Stefánsson.

Otro esfuerzo para identificar las variantes de ADN protectoras o susceptibles es el Proyecto del Genoma Personal dirigido por George Church de la Universidad de Harvard, que recluta a personas dispuestas a compartir su genoma completo, muestras de tejidos y datos de salud para la investigación. A principios de este mes envió cuestionarios a sus miles de participantes, preguntando sobre su estado de COVID-19. Más de 600 en los Estados Unidos respondieron en 48 horas. “Parece que la mayoría de la gente quiere hacer su parte”, dice Church, cuyo grupo aún no es parte de la colaboración de Ganna.

Otros investigadores que trabajan con la iniciativa de Ganna están reclutando pacientes de COVID-19 directamente dentro de los hospitales para tales estudios de genómica. La genetista italiana Alessandra Renieri de la Universidad de Siena espera que al menos 11 hospitales de la nación den su aprobación ética para que su equipo recoja muestras de ADN de pacientes dispuestos. «En mi opinión, las diferencias genéticas [del huésped] son un factor clave… para la susceptibilidad a la neumonía aguda grave», dice Renieri.

El investigador de pediatría Jean-Laurent Casanova de la Universidad Rockefeller, que se especializa en la identificación de genes raros que pueden hacer que jóvenes sanos sean susceptibles a ciertas enfermedades graves, está recurriendo a una red de pediatras de todo el mundo para buscar a los relativamente pocos jóvenes que desarrollan COVID-19 lo suficientemente grave como para ser admitidos en cuidados intensivos. “Estudiamos exclusivamente a pacientes que previamente estaban sanos” y menores de 50 años, ya que es más probable que su enfermedad grave por COVID-19 tenga una base genética, explica.

Además de las variantes genéticas del receptor ACE2, los científicos quieren ver si las diferencias en los genes del antígeno leucocitario humano, que influyen en la respuesta del sistema inmunológico a los virus y las bacterias, afectan a la gravedad de la enfermedad. Y algunos investigadores quieren hacer un seguimiento de un hallazgo, que un equipo chino informó en una preimpresión: que las personas con sangre tipo O pueden estar protegidas del virus. “Estamos tratando de averiguar si esos hallazgos son sólidos”, dice el genetista humano de la Universidad de Stanford, Manuel Rivas, quien está contribuyendo a la iniciativa de Ganna.

La catastrófica propagación del coronavirus debería aumentar pronto el número de pacientes con COVID-19 disponibles para estas cazas de genes. Y eso podría acelerar los hallazgos. Ganna espera que los primeros genes de susceptibilidad puedan ser identificados en un par de meses.