«Misión de rescate», buena dosis de acción para ver en cuarentena

«Misión de rescate», buena dosis de acción para ver en cuarentena

Chris Hemsworth es un actor propicio para filmes de acción. Su figura, como diría el crítico de cine y periodista español, Félix Linares, es la de un «bellezón» de ojos azules, pelo rubio y metro 90 de estatura, lo hizo merecedor de encarnar a Thor en la saga de «Los Vengadores». Y es por esto que el personaje de Tyler Rake, que encarna en «Misión de rescate» (Extraction), que puede ser vista en Netflix, pareciera estar hecho a su medida.

Para dar forma a esta película, el actor australiano se ha unido en la producción a los hermanos Joe y Anthony Russo, con quienes ya ha coincidido en el Universo Cinematográfico de Marvel. Los Russo han escrito esta historia de acción junto a Andy Parke, basándose en la novela del mismo título autoría de Tom Clancy.

Con guion de Joe Russo, este es un filme de acción que se podría definir como estándar, porque en ella se aprecian varios elementos propios de otros filmes del género. La historia se desarrolla en Daca, Bangladés, donde  un traficante de drogas ordena el secuestro del hijo de un capo rival que está en prisión y el mercenario Tyler Rake es contratado para hacer el rescate y extracción (a que hace alusión el título) del chico. Esa es la trama que narra.

La escena de introducción del rol de Hemsworth presenta a un tipo duro al que le ha tocado sufrir pérdidas en su vida, lo que desde el primer momento hace que se entienda que es un personaje que busca redención. Algo que asume al querer, pese a los reveses que sufre en el desarrollo de la trama, terminar su trabajo. Este aspecto, que busca dar algo de profundidad al personaje, en medio de tanto movimiento, se consigue a base de flashbacks en los momentos de tranquilidad (el chapuzón cuando Hemsworh aparece por primera vez en pantalla), y los momentos finales del filme.

Lo que más atrae de esta película es su trepidante ritmo, un elemento conseguido a base de impresionantes planos secuencias de lucha y persecuciones, que son la especialidad de Sam Hargraves, quien antes de enfrentarse a este, que es el primer largometraje que dirige, fue coordinador de dobles de riesgo.

Obra suya es el trabajo coreográfico de peleas en secuencias de acción tan bien logradas como las de «Atómica» (Atomic Blonde, David Leitch, 2017) o «El contable» (The Accountant, Gavin O’Connor2016), entre muchas otras.

Esta experiencia le ha dado la buena mano a la hora de dirigir todas las escenas de tiroteos y de lucha de «Misión de rescate» y que son de lo mejor que tiene la cinta. Un filme que, como se dice antes, toma elementos propios del género, pero con esa forma de hacer que el espectador que gusta de este tipo de filmes agradece.