Qué beneficios tiene dejarse el vello en las axilas

Qué beneficios tiene dejarse el vello en las axilas

Dejar crecer el vello en las axilas no es estéticamente agradable para algunas personas, siendo el rasurado de ese lugar un punto importante en los cuidados del cuerpo. Sin embargo, según Mejor con Salud, que haya vello en las axilas nos ofrece algunos beneficios.

Estos beneficios de dejar crecer el vello oscilan entre la prevención de ciertas afecciones o enfermedades hasta una estabilización en la producción de feromonas, que son un elemento crucial en la atracción romántica entre las personas.

Reduce la fricción
El vello axilar es una “capa” que evita el contacto de la piel contra la piel, por lo que reduce la irritación provocada por la fricción. Dicha fricción puede ocurrir, por ejemplo, cuando hacemos ejercicio, lo que resulta en una molestia para algunas personas.

No depilar el vello de las axilas también disminuye la probabilidad de desarrollar pelos encarnados, que son aquellos que crecen hacia dentro del cuerpo y pueden generar inflamación. Ellos pueden originar molestias muy dolorosas y también infecciones.

Estabilización de las feromonas
Las axilas producen feromonas, y los vellos que allí crecen permiten “atraparlas” con mayor facilidad. Estas feromonas son sustancias químicas generadas naturalmente por el cuerpo y que actúan como señales, especialmente para otras personas.

Las feromonas actúan a nivel químico y cumplen distintas funciones, y una de ellas involucra la atracción que una persona pueda sentir hacia nosotros. Esta función de las feromonas ha sido replicada con relativo éxito a través de perfumes.

Existe una creencia antigua que asocia la intensidad del olor de las axilas con una supuesta exaltación de las virtudes masculinas, creencia que está basada en esta misma capacidad de las feromonas de facilitar la interrelación de otras personas con nosotros.

Prevención de molestias y enfermedades
Dejar crecer el vello en las axilas ayuda a evitar los sarpullidos. Igualmente puede evitar los abscesos que se pueden generar por un poro tapado que esté expuesto a sustancias químicas o a suciedad.

Esta realidad ha hecho que algunos especialistas le sugieran a sus pacientes optar por usar una tijera si quiere que la zona esté lo más despejada posible. Aunque tedioso, el uso de la tijera puede cortar los vellos que no podrían abordarse con una rasuradora normal.

Por otro lado, no rasurar o depilar el vello impedirá la irritación de esa zona que algunas personas sufren posteriormente. Esta irritación puede ocurrir en el caso de pieles muy sensibles, o de un uso inadecuado de la crema para rasurar.

Dejar crecer el vello es una decisión personal y que no debería estar demasiado influida por las personas de nuestro entorno o lo que consumimos en los medios. Al fin y al cabo, el cuerpo nos pertenece a nosotros, y nosotros tenemos la última palabra sobre él.